Este mes se estrena Pecadores Impequeibols, una tertulia en tono de humor sobre los 7 pecados capitales, dirigida por Pablo Leis y presentada por el gran Forges, donde yo, junto con Álvaro López de Quintana, he tenido el placer de ser uno de los guionistas.

2014-07-01 14.14.42

Conocer a Forges ha sido una de las mejores experiencias de mi carrera como guionista. Desde siempre he sido admirador de su trabajo. Mi padre coleccionaba las Historias de aquí, fascículos que aún conservo, al ser un coleccionista/friki de cómics, a mucha honra. Pensé en llevarle esos fascículos para que me los firmase pero al final me decidí por su último libro, el que celebra sus 50 años en el humor gráfico. No sé, igual no quería que nadie escribiese sobre esos ejemplares de mi padre, ni tan siquiera el propio autor.

El programa ha sido un oasis de tranquilidad comparado con las prisas y agobios con los que se trabaja en esta profesión. Audiencias, horarios,  jefes de todo menos normales y compañeros, en demasiadas ocasiones, dedicados al trepismo más extremo, tanto que llegan a redacción con arnés y mosquetones. Pero aquí la tranquilidad y el buen ambiente se han hecho fuertes. Si ya de por sí trabajar con Forges ha sido un placer y un recuerdo que me llevo para toda la vida, además de su número de teléfono, que eso ya no me lo quita nadie, el programa también me ha permitido conocer a otro de mis grandes admirados del sector; Hugo Stuven, el mítico realizador, de quien también conseguí el teléfono, pequeños lujos inútiles, la verdad, de esta profesión.

Pero de lo que estoy realmente feliz es del resultado final y de haber tenido la oportunidad de conocer y trabajar con los profesionales que hicieron el programa posible; Pablo Leis, el director, Miriam García, Óscar Denia  y Urbana Gil, producción, Belén, Eduardo y Mario, de realización, Noelia Bodas, reportera, Carlos Chamarro, actor y a mi compañero de fatigas guionísticas Álvaro López de Quintana. Ojalá TVE proteja el contenido como se merece y demuestre, como dijo uno de los asistentes al público, que “Se puede hacer otra televisión”

Espero que os guste.